Reclamos de Prostitutas de Bogotá Colombia

Lo Que Reclaman las Prostitutas de Bogotá

Para algunas prostitutas, se trata de un trabajo elegido como cualquier otro. Pero para otras, la prostitución no se ejerce con gusto, sino que las circunstancias las han llevado a ese lugar.

“Soy una mujer en situación de prostitución, no una trabajadora sexual… Es el resultado de una serie de realidades que nos obligaron a hacer lo que hacemos. Una de ellas es, por ejemplo, el desplazamiento, la pobreza extrema. Y por eso es que nos hundimos en el laberinto de la prostitución”, dice una trabajadora bajo el seudónimo de Lucy.

Para Laura la calificación “en situación de prostitución” es ofensiva:

“Como si estuviéramos enfermas, como si tuviéramos dislocada la vagina. Es terrible. Hay que cambiar los términos, que nos reconozcan como interlocutoras en igualdad de derechos y no solo marginalizarnos e invisibilizarnos”, señala Laura.

¿Cuáles son los Principales Reclamos de las Prepago?

Desde el reconocimiento de sus derechos como trabajadoras, hasta terminar con la violencia policial, el maltrato y estigmatización. Estos son sólo algunos de los reclamos de las prepagos y prostitutas de Bogotá, y de otras muchas trabajadoras sexuales en la región.

Una población marginalizada por la sociedad, pero con voz propia para hablar y gritar cuáles son sus necesidades, que no precisan de voceras feministas ni de políticos demagogos.

Por ser protagonistas de su propia realidad, son ellas quienes mejorsaben qué quieren y qué es lo que debe cambiar.

Garantías Laborales Como Trabajadoras Sexuales

Uno de los principales reclamos es sobre la importancia de garantías para quienes ejercen la prostitución, haciendo valer sus derechos civiles, así como sus derechos como trabajadoras, y contar con las mismas garantías que tienen quienes ejercen otros trabajos.

Diana Navarro, directora de la “Corporación Opción por el Derecho a Ser y el Deber de Hacer” insiste en que lo importante es dignificar su trabajo, ya que ellas no cuentan con derechos laborales, económicos, sociales ni culturales, pese a ser una actividad legal.

Si bien la prostitución no está prohibida en Colombia, tampoco existen protecciones claras que exijan que la labor sea tratada con la misma dignidad que otros trabajos.

“Queremos que cuando toquen las puertas de las instituciones, puedan lograr sus objetivos”, exclamó una de las voceras de Sintrasexco en debate en el Concejo de Bogotá en 2017.

Para ellas es el camino para evitar la violencia y el maltrato, la discriminación o las condiciones laborales precarias.

Apoyo y Oportunidades a Quienes quieren Dejar la Prostitución

Según cifras recolectadas por el Distrito en Bogotá se estima que hay 23.426 mujeres que ejercen la prostitución.

En cuales se invierte únicamente $3.100 millones anuales, es decir, $132.000 por cada una. Dinero que en su mayor parte se destina a capacitaciones mediocres, con salidas laborales muy pobres.

Las voceras resaltan la importancia de políticas públicas mediante las cuales se ofrezcan oportunidades a aquellas que deciden dejar la prostitución.

Junto con el concejal Hossman Martínez quien hace notar que las instituciones públicas no brindan apoyo para que las prepagos puedan dejar el oficio.

También preocupa la reducción de presupuesto en los últimos tres años para su atención y la forma cómo lo están invirtiendo.

“En el siguiente cuatrienio, la Secretaría de Integración Social invertirá $2.400 millones para capacitar a 5.400 trabajadoras sexuales sobre temas de derechos humanos. Por lo que no queda prácticamente nada para invertir en proyectos que les brinden otras opciones”, explica Martínez.

Un Marco Legal Que Incluya La Voz de las Prostitutas

Existe en la región RedTraSex (Red de Mujeres Trabajadoras Sexuales de Latinoamérica y El Caribe) y en Colombia está Sintrasexco, el primer sindicato de prostitutas del continente, así como ASMUBULI (Asociación de Mujeres Buscando Libertad).

Son estas instituciones las que centralizan una serie de reclamos orientados a dignificar la labor de las trabajadoras sexuales.

Titulado “Una ley con nuestra voz. Contenidos básicos para regular el trabajo sexual”, RedTraSex ha elaborado un documento donde se sientan las bases de una posible regulación a nivel regional, con el aporte de los puntos de vista, sugerencias y experiencias de ellas mismas.

Es el reclamo legítimo y común de un marco legal específico que regule la prostitución, que las reconozca como trabajadoras, que puedan acceder a créditos para viviendas, a salud de calidad o a una jubilación digna.

De esta manera también se abriría camino para crear regulaciones para los lugares clandestinos, que es donde más se presenta la trata de personas con fines de explotación sexual, incluyendo en gran medida niñas y adolescentes.

La representante Clara Rojas señala el grave problema de la poca regulación a los establecimientos que brindan el servicio de prostitución. “Tiene que haber una ley que exija unos mínimos a estos lugares, para que los horarios no sean tan extenuantes y haya condiciones de dignidad”.

Rotundo NO a Multar a Clientes de Prepagos

El último proyecto de ley presentado sobre el tema, pretende sancionar económicamente a los ciudadanos que paguen por sexo en Colombia. Con el objetivo de “generar mecanismos de protección a las personas que se encuentran en situación de prostitución”.

La presidenta del Sintrasexco salió a decir que la idea del proyecto promueve la ilegalidad y la violación de los derechos laborales y humanos.

Según una revisión reciente de ¡PACIFISTA!, las cifras muestran que ni siquiera en Suecia la sanción económica a los clientes redujo los índices de uso de servicios sexuales. La prostitución no disminuyó, simplemente se volvió aún más clandestina.

La revista VICE entrevistó a diferentes prostitutas de la ciudad de Bogotá y estas son las más grandes preocupaciones de este grupo de mujeres frente a la posibilidad de que multen a sus clientes y los efectos colaterales que podría conllevar el proyecto de ley:

  • ¿Qué va a pasar con las personas que realizan trabajos sexuales? “de la vagina de muchas mujeres sale no solo para pagar el arriendo de su casa sino el de su mamá, el de sus hijos, el estudio de sus hermanos, la comida…”
  • ¿Cómo se va a cubrir la demanda de sexo que existe en el Distrito? “Esto no se va a acabar, sino que terminará volviéndose clandestino y con cada vez menos regulaciones”.
  • ¿Cómo se va a identificar a quienes pagan por prostitución? “Cómo le van a comprobar a usted, con evidencias, que a usted se la estaban comiendo. ¿Nos van a tener un tombo por puta?”

Pero lo qué más preocupa es el aumento del abuso policial hacia las trabajadoras sexuales que podría conllevar el escrutinio constante de las actividades y los intercambios sexuales.

“Quiero ver qué pasa si le paran a una unos tombos al lado, quiero ver si van a fichar al cliente y no a cascarla a una o a echarla de donde está”, dijo Luz, una mujer de 40 que ha estado prostituyéndose desde hace tres años.

Parar el Maltrato Policial con la Prostitución Y Que las Escorts y Trabajadoras Estén Seguras

La presidenta de Sintrasexco, Fidelia Suárez, sostuvo que existe una constante persecución de la Fuerza Pública contra las prostitutas.

Cuenta que algunos agentes llegaron a pedirles entre 20 y 50 mil pesos para dejarlas estar en los parques, cuando en teoría el servicio sexual no debería prestarse en la calle.

La mayoría de los casos denunciados por prostitutas son de choques con la Policía. Sería difícil imaginar que esa situación se presentara con tanta impunidad si hubiese reglas más claras e inequívocas sobre la legalidad de este tipo de trabajo y los derechos de quienes lo ejercen.

Según el informe Ley entre comillas de PARCES y PAIIS, la Policía es uno de los más duros agentes de violencia y estigmatización contra las trabajadoras sexuales (el 74% de las encuestadas del informe afirmó haber sido víctima de violencia verbal por parte de la Policía, y el 62%, víctima de violencia física).

“Se piensa montar una policía que esté pendiente de los clientes. Pero estoy segura de que esa policía no va a estar ahí como ‘ay, no, si le va a pagar a ella, venga yo le cobro’. Sino que van a decir: ‘usted se está prostituyendo, entonces venga yo la casco o la vulnero o la subo a una perrera o la culpa es suya por ser puta'”, dice Laura.

Aquí Puedes Enterarte Un Poco Más Sobre las Realidades que Viven las Prepagos Colombianas

Fuentes y referencias:

Claudia Guzman

Hola, soy Claudia, activista por los Derechos de las Trabajadoras Sexuales. Si te dedicas a la Prostitucion aquí tienes mucho material que te ayudará en tu camino PasionErotica.com