cuarentena-trabajo-sexual

Prepagos: Las Grandes Afectadas en la Cuarentena

Los gobiernos de cada país han dado el estado de alarma desde que la OMS ha declarase la pandemia, y con ello se ha obligado a la cuarentena de todos los ciudadanos.

Esta cuarentena ha provocado el desamparo de muchas familias debido a la falta de trabajo y al cierre de negocios, que conlleva a la no entrada de ingresos en sus viviendas.

Uno de los colectivos más afectados es el de las trabajadoras sexuales.

El Trabajo Informal en Colombia

Según informó el Dane hay aproxidamente 5,78 millones de ocupados informales en Colombia.

Lo que supone que casi la mitad de las mujeres colombianas tienen un trabajo de carácter informal (45% para ser exactos) caracterizado por ser inestable y con falta de mecanismos de protección.

Las cifras se han analizado en el Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario a partir de la información proporcionada por el mismo Gobierno de Colombia y se han recopilada en el estudio de “El déficit del trabajo decente en Colombia”.

Gracias a este estudio se profundiza más en concepto de informalidad laboral, que no solo recae en las personas que trabajan en la calle, si no en todo aquel trabajador sin una labora legalizada o con contratos que incumplan algún requisito de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La buena noticia es que parece que las cosas están cambiando. El estudio explica que en cuatro años, la cifra de informalidad bajó del 68,6% al 62,5 % suponiendo un descenso de más de seis puntos porcentuales, que conlleva, a su vez, a un incremento del número de afiliados a las pensiones y al sistema de riesgo laboral.

El ministro y viceministro de Relaciones Laborales del país aseguran que hay que minimizar los obstáculos que obligan a una persona a trabajar en un trabajo indecente.

El obstáculo más notable es la inexperiencia del trabajador. La falta de experiencia provoca un bucle de difícil solución si los empresarios no ponen de su parte. Los jóvenes no obtienen un empleo si no tienen experiencia y sin un trabajo no adquieren dicha experiencia.

La solución que se propone es fomentar la formación de actividades concretas por parte de las empresas que exigen esos conocimientos.

Las Trabajadoras Sexuales en Colombia

Uno de los trabajos informales más reconocidos es el de las prepago.

En Colombia, los contratos de estas trabajadoras sexuales no tienen ningún tipo de protección, y es de los más inestables que existen. Mientras que aquellas que trabajan de manera independiente no son consideradas en el sistema laboral.

Con la situación que se está viviendo hoy en día ante una economía totalmente paralizada por la pandemia y su consecuente cuarentena, las trabajadoras informales no pueden ejercer su trabajo.

La pandemia he llevado de forma inmediata a que se sus clientes requieran intimidad con menor frecuencia, casi nula en algunos sectores.

Son decenas de miles de mujeres colombianas y latinoamericanas que han a dejado de percibir ingresos. Ingresos de los que dependen sus familias, hijos y a veces incluso padres, para alimentarse y pagar su vivienda.

¿Qué les está pasando a las trabajadoras sexuales alrededor del mundo?

Así, desde que el día 11 de marzo, la OMS declarara el coronavirus como una pandemia y desde que los países tomaran como medida prioritaria el aislamiento de la población, ya se observan los estragos que ha causado estas necesarias decisiones.

La cuarentena de los ciudadanos y la detección total de las actividades económicas que no son de primera necesidad, por todo el mundo ha afectado a todos los trabajadores. Sin embargo, como ocurre la mayor parte de las veces, la desigualdad estructural sale a la luz, provocando que la afectación a los colectivos más vulnerables sea muchos más grave.

Así pasa con las trabajadoras sexuales, sobre todo en aquellos países donde trabajar en este sector está ligado a la discriminación y a la violencia social. Las mujeres que trabajan en este colectivo se encuentran, hoy en día, totalmente desprotegidas.

La situación no les permite trabajar por razones más que obvias. Por un lado, la prohibición y las consecuencias que puede tener incumplir las ordenanzas del gobierno. Y, por otro lado, la falta de clientes, que no contratarían este tipo de servicios en una situación de tales características, ante el aumento de la probabilidad de contagiarse del virus.

La característica informal de su trabajo les priva de las protecciones y los amparos de la ley laboral (y de salud) por lo que no reciben ningún tipo de ayuda.

Las prepago se encuentran en situación de desamparo total.

¿Qué planes tienen las prepago si la situación no cambia?

La mayoría de ellas afirma que deberán volver a su trabajo, cueste lo que cueste y bajo las condiciones que sea, aunque puedan ponerse en peligro al exponerse tanto.

El problema está en un punto muy fácil de identificar. Lo más probable, es que los clientes hayan disminuido de una manera abismal.

Aún así, ellas proponen medidas que pueden disminuir el riesgo de contagio como el uso de protección, evitar dar besos y elegir posturas que eviten el “cara a cara”, así como mantener la distancia de seguridad en la negociación y evitar atender a clientes con algún síntoma del virus. Sin embargo, no es tan fácil.

Por esta razón, se pone el grito en cielo, en busca de ayudas económicas para ellas, y para su protección en esta situación tan difícil.

Soluciones y medidas para ayudar al colectivo de trabajo sexual.

¿Qué se puede hacer para ayudar a las trabajadoras sexuales?

Algunas activistas por los derechos de las trabajadoras sexuales han empezado a reclamar medidas para solucionar esta desigualdad y desamparo social. Una multitud de organizaciones locales se han puesto en marcha para recaudar fondos y alimentos en busca de ayudarlas en esta crisis sanitaria.

En el caso de Colombia donde, algunas activistas declaran que “Al Ministerio de Trabajo le ha quedado grande entrar a regular el trabajo sexual en Colombia, no ha podido”, y son las propias trabajadoras, activistas y divulgadoras quienes están haciendo el trabajo social.

En México y Argentina se está realizando donativos y se crearon fondos de caridad exclusivamente para trabajadoras sexuales.

También en Europa: destaca lo sucedido en Londres, donde ha habido una protesta por la desprotección del colectivo de las trabajadoras sexuales. Donde exponían lo que la crisis del coronavirus agrava la situación económica de estas mujeres. Mujeres que viven al día y ahora no tienen ingresos.

Por desgracia, son demasiados los grupos vulnerables a esta enfermedad por lo que es necesario ayudar a este colectivo tan desprotegido y tan gravemente afectado por esta pandemia.

Las soluciones de muchas organizaciones residen en ayudas de carácter económico, pero requieren de un respaldo para ello.

En España, una asociación de la localidad de Sevilla ha emprendido en una iniciativa de crowfunding, donde se ha recaudado casi doce mil euros que irán destinados a la manutención, y el alojamiento en algunos casos, de las mujeres que ejercen esta profesión, y, además, hay clubs que permiten a las mujeres quedarse sin pagar ni hospedaje ni comida.

Otra de las soluciones, es ayudarlas a conseguir ingresos a través del ámbito digital. Muchas de las trabajadoras sexuales, aquellas que tienen más conocimientos técnicos en el tema, empiezan a ofrecer contenido en Internet y en las redes sociales, buscando ayudas y donaciones que les ayuden a afrontar su drástica situación.

Además, se ayuda a romper con el estigma que existe en torno al trabajo sexual y se fomenta una campaña en busca de una mayor protección de este colectivo de trabajadoras, que resultaría muy útil en un futuro, ante una situación de estas características y les ayudaría a la obtención de derechos laborales.

En resumen, la situación es muy drástica para muchas personas en esta crisis sanitaria, así que es momento de actuar en consecuencia y de ser solidario. La unión de la sociedad puede ayudar a que los colectivos más desfavorecidos tengan una oportunidad para seguir adelante después de todas las consecuencias que la crisis sanitaria del coronavirus, y su consecuente inestabilidad económica, traerá consigo.

Claudia Guzman

Hola, soy Claudia, activista por los Derechos de las Trabajadoras Sexuales. Si te dedicas a la Prostitucion aquí tienes mucho material que te ayudará en tu camino PasionErotica.com